viernes, junio 01, 2012

Como caminó Nicolás.

Para la marcha de Nicolás fueron necesarios 2 años y medio de terapia, con apoyo permanente desde la casa.   Debido a la disgenecia del cuerpo calloso, los movimientos coordinados entre las partes  izquierda y derecha del cuerpo representan algún grado de dificultad.  Por tal motivo, ejercicios que demandaban estos movimientos estimularon los dos hemisferios del cerebro ayudando a disminuir de algún modo dicha dificultad.    Actividades como aplaudir, entrecruzar los dedos, hacer bicicleta y demas movimientos que requirieran atravezar la linea media del cuerpo fueron super valiosos.  En la siguiente imagen se nota como sus bracitos descanzaban pasivos junto al cuerpo con las manitas cerradas fuertemente en posición de puño.


A pesar de que algunas personas no recomiendan los andadores o caminadores, consideró que fueron efectivos para Nicolás.  Eso sí, el caminador debe ser firme y grande, porque la talla de nuestros chiquis para usarlo es un poco mayor a lo usual.   Generalmente permanecía sentado en el caminador sin apoyarse en los pies,  como en la imagen.  


 Nicolás era ayudado por su primito Sebastián, quien con una voluntad de hierro se acostaba en el piso y le tomaba los piecitos imitando el movimiento de los pasos a la vez que le  movía el caminador.  También eventualmente ponía su mano en la planta de los piés, dándole apoyo para que se empujará. Inicialmente no se paraba pero con el tiempo descubrió que con un pequeño esfuerzo de sus piernitas lograba algun desplazamiento.Un día, no se cuanto tiempo después, Nicolás descubrió su poder de empujar el caminador solito hacia atrás y solo se movía en esa dirección. Los demás sentidos para desplazarse se vinieron dando con el tiempo.   Fue cuestión de paciencia para que le sacara el gusto al caminador y descubriera como desplazarse para diferentes direcciones, así fuera empleando al tiempo sus dos piernitas y no alternándolas.


Es importantísimo que los niños salten o imiten ese movimiento, para adquirir fuerza en sus piernitas. Se puede hacer sosteniendolos de las axilas y saltando sobre el colchón de la cama. Si se tiene acceso a un saltarín, mucho mejor.

video

Permanentemente se les debe hacer ejercicios de bicicleta con nuestras manos y en la posición de acostados boca arriba, levantarles las caderas sostener y bajar en repetidas ocasiones


Otra ayuda fué la misma hamaca que se usó para el gateo fue elevada para colocarlo de pansita y que lograra sostenerse un poco de pié.    También usamos la técnica de las abuelas que consistía en rodearlo por el abdoment con una toalla e invitarlo a realizar pasos con apoyo físico y verbal.

Además, para que Nicolás imitara el movimiento de la marcha así estuviese sentado, se empleo un carrito al que atamos una cuerda adelante y que halabamos como un juguete. Con el pasar del tiempo terminó aprehendiendo el movimiento de alternar las piernas como se hace normalmente con la marcha. 


Debo recalcar que estas actividades eran el refuerzo que hacíamos en la casa  apoyando las terapias que se adelantaban en el hospital Roosevelt.  donde una vez que se logró el patrón de marcha se reforzó con desplazamientos sobre una cinta caminadora, cuya velocidad se iva aumentando a medida que Nicolás lo permitía.
video

Una cosa curiosa que ocurrió con Nicolás es que nunca gateó antes de caminar, tampoco intentó desplazarse de un mueble a otro, simplemente un día durante un paseo de 15 días, durante los cuales suspendió su terapia, estando de pie y apoyado se soltó y caminó.   Así no más, como un milagro,  Las terapistas nos preguntaban  a qué tratamiento lo habíamos llevado porque en 15 días el avance fue notorio y no tenemos la respuesta, fueron tantos los medios y tanta la persistencia que creemos que fue el conjunto de todo mezclado con una alta dosis de amor.